El jueves, la ciudad de Buenos Aires se empeñará en crear conciencia ambiental.
Publicado 18/10/2009
Mostrado 307 veces.

El jueves, la ciudad de Buenos Aires se empeñará en crear conciencia ambiental. Un anticipo local de la jornada mundial de medio ambiente, en junio.

Reciclado. Buenos Aires apuntó a imitar el sistema internacional. Aunque en la práctica, los residuos aún se mezclan al final del día.
En el mundo, cada vez más destinos rigen sus políticas turísticas bajo el cuidado del entorno, tanto urbano como natural. Bajo ese precepto, el turismo sustentable –de ello hablamos– resulta mucho más que no dejar residuos en un lugar indebido. Según la definición de la Organización Mundial del Turismo, se trata de que “los recursos de un destino puedan satisfacer las necesidades económicas, sociales, estéticas; respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida”. Suena sencillo, pero aún queda un largo camino por andar. Es por ello que, por ejemplo, el calendario oficial porteño determinó el 22 de octubre como un día destinado a resaltar esa forma de hacer turismo, anticipo local de la próxima jornada mundial de Medio Ambiente, en junio, cuando se busque consenso planetario sobre el tema.

En la Argentina, varios sectores se han puesto en marcha con la intención de que se convierta al turismo sustentable “en una obligación. En tanto un área protegida produce beneficios ambientales –agua pura, mejor aire, reserva de hectáreas de madera, etcétera–, sin un turista responsable, esa cadena de beneficios se corta”, dicen en la Administración de Parques Nacionales. Ese organismo forma parte del Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable, que lleva adelante la Secretaría de Turismo de la Nación, entre otros. “La matriz del programa está puesto en el uso público de los parques nacionales”, aclaran en el organismo que, en 2016, revisará ese proyecto para evaluar el real impacto del turismo en diferentes destinos. Pero ¿cómo hace cada turista para contribuir a hacer esa diferencia? Con mucho menos esfuerzo de lo que se piensa.

Viajeros responsables

A nivel histórico, la actividad turística se ha mostrado especialmente agresiva con el medio ambiente: desde la urbanización de zonas naturales sin integración con el paisaje –¿cómo no pensar en Las Vegas?–, el uso irracional y la contaminación del agua, la basura, la destrucción de monumentos históricos o los cambios en el paisaje para favorecer actividades de ocio han sido sólo algunos de los problemas a los que hoy hace falta hacer frente. En Argentina, los turistas que visitan distintas áreas naturales reciben un decálogo que alienta visitas responsables, que no apunta sólo al cuidado medioambiental, entre otros, se les solicita que “compartan las experiencias culturales, religiosas y gastrónomicas de ese lugar para que las comunidades asociadas a esos espacios puedan recibir los beneficios directos del turismo”. También se les indica cómo integrarse adecuadamente al entorno: dónde y cómo hacer fuego, cuidar el agua, no generar ruidos molestos, no producir basura y llevar los plásticos a los centros urbanos más próximos, donde puedan ser tratados adecuadamente. “En ese punto, especialmente, hemos visto que los más chicos son los que enseñan a los mayores, y a esa educación apuntamos”, dicen en la APN.

Lo mismo hace la industria hotelera, que insta tanto a los establecimientos como a los huéspedes a cuidar la energía y no usar de más. “Desde una simple toalla utilizada dos días seguidos hasta apagar las luces o regular la temperatura del cuarto, todo hace la diferencia”, dicen desde Fehgra, la federación que agrupa al sector.

En otros destinos, como Brasil, el reciclado de los residuos es obligatorio. Desde Río de Janeiro hasta pequeñas localidades de la costa de Bahía tienen tachos de basura pintados de distinto color.

En Curitiba, hasta el sistema de transporte público es verde: es eléctrico y no poluciona, por lo que la ciudad aprovecha sus más de 30 parques y bosques para la práctica de deportes. Y en la mayoría de las ciudades europeas hay bicicletas de alquiler para que viajen propios y visitantes. El beneficio es para todos.

Fuente: Diario Perfil
http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0409/articulo.php?art=17487&ed=0409



Notas y artículos de turismo

Sabe la Tierra en Parque Lezama Sabe la Tierra en Parque Lezama
A partir del 16 de septiembre 2016, los días viernes se realizará Sabe la Tierra en Av.
30 años la Reserva Ecológica 30 años la Reserva Ecológica
La Reserva Ecológica Costanera Sur se creó oficialmente en el año 1986 a través de la ordenanza 41247/88.

 

Seguinos en:     365 Buenos Aires 365 Buenos Aires 365 Buenos Aires RSS
Reservar en Hotel Bys Palermo
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Turismo y alojamiento en Argentina
Turismo y alojamiento en Patagonia
Turismo en el Litoral Argentino
Turismo y alojamiento en el Norte Argentino
Términos y condiciones de uso  -  Política de privacidad